Tag Archives: ex(fumador)

RESPETO

ANTITABACO. ANTITABAQUISMO

Quien piensa que es fácil quitar el tabaco y la nicotina para el resto de la vida para transformarse en un ex(fumador) autentico está equivocado. No es fácil. Para dejar de fumar y ganar para siempre la lucha personal antitabaco y antitabaquismo se necesitan muchas calidades, una más importante que la otra. Tengo admiración y mucho respeto para todos los que ganan tal lucha.

Respeto para la ex(fumadora) y el ex(fumador) que siguen parando en su camino del supermercado hacia su casa en el parque por donde paso yo con mis hijos al regresar de la escuela.

Respeto porque ellos ya no fuman. De alguna manera entendieron, aunque yo no les dije nada dirigido especialmente a ellos o a los cigarrillos. No solo que entendieron, sino actuaron de la única manera razonable para todos. ¿Cómo no respetar a los que te hacen caso, aunque su posición es más fuerte que la tuya? El respeto nace respeto.

Antes que ellos dejaran de fumar en el parque, yo y mis hijos solíamos saludarlos rápido y darnos prisa al pasar cerca de ellos y sus humos.

No les dije nunca sobre el respeto hacia el propio cuerpo que cada uno lo debemos a este, sobre el respeto hacia nuestros pulmones,  nuestro corazón, hacia nuestro cerebro y hacia todo lo que existe en nuestro cuerpo –  que nos fue regalado con tanta generosidad, en muy buena condición, para usarlo bien. Tampoco hablé sobre el respeto para la salud propia o sobre el respeto para la salud de los otros.

No me faltaban ni las palabras, ni los argumentos, pero siempre me parecía que no era el momento – y tampoco el contexto – para hablar sobre fumadores y ex – fu con la certitud de no provocar rechazo, oposición y no ofender a unas personas de buena calidad (en mi opinión) que parecían muy, muy distintas de otros aficionados al tabaquismo.

A pesar de mi silencio alrededor del tema, la intuición fue correcta.

Desde cuando no se huele tabaco a sus lados y no se ven cigarrillos en sus manos – ¡gran RESPETO! para esto – siempre cuando nos encontramos en el parque, nos saludamos, charlamos un poco, a veces mis hijos – jovenes luchadores discretos antitabaquismo – les ayudan con las compras hasta su casa, que además está en nuestro camino.

respeto

Un día, cuando nos invitaron, noté que no había ningún paquete de tabaco, no olía como en las casas de fumadores y había dos ceniceros llenos con bombones, frutas de todo tipo y chocolate.  Sin duda alguna, los dos eran – y son, desde hace un ano –  dos ex –  fumadores auténticos que dejaron en el pasado una costumbre peligrosa y con muy mal olor.

¡Todo mi respeto para estos dos ex – fu(madores), representantes dignos y símbolos vivos de todos los otros ex – fu de todo el mundo, que transmiten tantas esperanzas antitabaco y tanto optimismo que se puede quitar el tabaco y la nicotina para siempre de su alrededor!

Con su nuevo atributo de ex – fu(madores) que respetan la vida, la vida sana de ellos mismos y de todos los otros, que respetan el aire limpio y el trabajo de toda la vegetación de nuestro planeta, con el respeto que muestran hacia nosotros, ellos, los ex – fu(madores) merecen de verdad todo nuestro respeto.

 

A. Felicia Fernanda Delsol